Hoy es domingo 22 de octubre de 2017 y son las 12:22 hs. COMUNICADO DE LA DELEGACIÓN LOCAL: La recolección de residuos domiciliarios se realiza los lunes, martes, jueves, viernes y sábado. Recolección de Residuos reciclables los días miércoles. Colabore respetando el cronograma.
11 de agosto de 2017
ELECCIONES EN GUAMINÍ. ANÁLISIS POLÍTICO DE UNA ELECCIÓN ATÍPICA. SEIS LISTAS, 9766 ELECTORES HABILITADOS. LA INTERNA DE CAMBIEMOS Y OTRAS INCÒGNITAS.
LOS ESTERTORES DE LA DEDOCRACIA

➢ Por Robertino Sánchez Flecha

“El príncipe, cuando es apreciado por su pueblo, debe cuidarse muy poco de las conspiraciones; pero debe temer de todo y de todos cuando tiene enemigos y es aborrecido por el pueblo. Los Estados bien organizados y los príncipes sabios siempre han procurado no exasperar a los nobles y, a la vez, tener satisfecho y contento al pueblo. Es éste uno de los puntos a que más debe atender un príncipe”, Nicolás Maquiavelo, El Príncipe, 1513.
Seguir leyendo...

Guaminí va a una elección difícil, interesante y muy peligrosa el domingo 13 de agosto. Las próximas líneas intentarán ordenar y explicar este fenómeno tan anómalo, de seis listas que se postulan por bancas en el Concejo Deliberante (HCD), en un distrito electoral donde hay 9766 electores habilitados.
A todas luces, un escenario con seis candidatos a concejales hubiera sido impensado para cualquier personas que sigue “la rosca” política de Guaminí.
 
• CAMBIEMOS CAMBIÓ
Fuera de discusión está que lo más interesante de agosto será la interna entre las dos listas de Cambiemos. Este espacio es el único que hace uso de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).
Al igual que en 2015, no logró limar asperezas internamente y presentará dos listas para disputar un espacio de poder este domingo. Por una lado, la lista 3 A roja encabezada por Carlos Issaly, quien cuenta con el apoyo del exintendente Alberto Cordero y el aparato partidario del radicalismo ortodoxo del distrito. Por el otro, y como novedad, la lista 1 amarilla, que encabeza Elisa Salara Ochoa, por primera vez una mujer de la Coalición Cívica en Guaminí.
La interna de Cambiemos ha sido ríspida y con momentos de tensiones. Si bien ambos espacios procuraron ser discretos en público, fuentes de las dos listas cuentan que en privado, el diálogo es muy crispado. El radicalismo, que perdió la intendencia en 2011 tras 12 años consecutivos de gobierno, intentará salir fortalecido de estas legislativas para llegar con impulso al 2019, cuando se elija otra vez a quien ocupe el sillón de la intendencia municipal. A diferencia del 2013 y el 2015, en estas elecciones, Alberto Cordero está militando activamente, incluso, declarando públicamente su apoyo a la lista que encabeza Issaly, otrora intensamente distanciados.
Al no haber sondeos serios, sería imprudente arriesgar cualquier resultado. Lo cierto es que el termómetro callejero, que es poco confiable, indica que será una interna muy peleada. El contexto electoral, donde además habrá otras cuatro listas, permite sostener que quien se imponga en la PASO lo hará por un margen escueto. Excepto que uno de los Cambiemos haga una elección extraordinaria y produzca un sacudón electoral. Todo ha de ser posible en unos comicios tan atomizados.
 
• UNIDAD CIUDADANA ESPERA
Tomando una frase futbolística, podría decirse que Unidad Ciudadana es Néstor Álvarez y 10 más. Sin desmerecer el arduo trabajo que desde hace varios años se sabe que llevan a cabo las bases, más los militantes experimentados del oficialismo, sería necio negar que Néstor Álvarez es la figura política más importante del distrito de Guaminí, al menos desde el 2015. En las últimas elecciones, Álvarez se impuso por más del 56% de los votos, a más de mil del segundo, Jorge “Piraña” García.
Pese a las críticas de la oposición, algunos logros de gestión, sumado a un triunfo electoral arrollador, llevaron a que el alvarismo se fortalezca electoralmente.
Gustavo Prienza, director de la Escuela Técnica de Casbas, es quien encabeza la lista a concejales de Unidad Ciudadana. Continuando con la idea de la “renovación partidaria”, Álvarez armó una lista competitiva, que cuenta con caras jóvenes, algunos funcionarios de su actual gobierno y militantes del entonces Frente Para la Victoria. Sin embargo, la lista de Unidad Ciudadana no tendría la tranquilidad que demuestra si no es porque el escenario electoral está fragmentado y porque cuenta con el intendente encabezando su tropa, el dirigente político que más voluntades tracciona, por ahora, en el distrito.
Unidad Ciudadana espera, con calma, aunque sin relajarse. Con astucia, Álvarez encolumnó la lista detrás de la figura de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Adelantándose a la autofagia peronista, el intendente guaminense tuvo la precaución de sacarse una foto primero con Florencio Randazzo y luego, días después, con Daniel Scioli. Por entonces ambos sonaban como posibles candidatos del peronismo. Todo hasta que comenzó a resonar el “Cristina senadora”. Pese a esbozar públicamente sus diferencias con Cristina Fernández, el presidente del Partido Justicialista de Guaminí se decidió por armar la lista distrital en Unidad Ciudadana.
Cuando en Guaminí el factor inundaciones azuzó la gestión de Álvarez, el oficialismo sabe que la interna de Cambiemos (más las otras tres listas) atomizan las elecciones y los favorece. Por tanto, aspiran a conservar el mayor piso posible, con votantes cautivos que apoyan inexorablemente el proyecto alvarista. Difícil o extraño sería que en este contexto Unidad Ciudadana pueda volver a sacar los 4066 del 2015. En tal caso, sería una elección paupérrima de los otros espacios políticos. Sin embargo, habiendo dado casi un mes de ventaja, Unidad Ciudadana hizo para agosto una campaña muy discreta, basada en la imagen de Néstor Álvarez y la idea de la “renovación”, esperando que los ayude la fragmentación electoral y así poder posicionarse lo mejor posible.
 
• 1PAÍS Y LA UNIÓN VECINAL
En esta elección habrá dos espacios políticos que distritalmente, en agosto, pelearán por convertirse en “tercera fuerza”. La histórica Unión Vecinal (UV), encabezada por Oscar Semeraro, se presente con lista propia y corta, es decir, sin representación provincial y nacional. Luego de un inconveniente técnico, los militantes de la UV optaron por presentar lista para conservar la personería partidaria. Por sus antecedentes, es posible esperar que la UV haga una elección aceptable en la ciudad cabecera, aunque es incierto qué cantidad de votos recibirá en el resto de los pueblos.
Por otra parte, de la fusión entre Sergio Massa y Margarita Stolbizer surgió el espacio 1País, que tiene representación distrital, cuyo primer candidato a concejal en Guaminí es Mario César Sánchez. Sumando gente del Frente Renovador, con algunos simpatizantes del GEN, 1País decidió postular como cabeza de lista a Sánchez, un comerciante casbense, exmilitante del justicialismo. 1País hace hincapié en la idea de llegar al HCD para “controlar” y sostienen el eslogan de presentarse como una “oposición enserio”, la misma consigna que Massa a nivel nacional. Apelando a la figura Mario César Sánchez, 1País, al igual que la UV en Guaminí, intentará hacer una elección aceptable en Casbas. Así mismo, es incierto saber si 1País logrará hacer pie en las demás localidades.
Dado este escenario electoral, tanto la UV como 1País aspirarán a pasar lo mejor posible las PASO y luego se disputarán, junto al resto de los espacios, los votos de la lista de Cambiemos que no llegue a octubre. Ambos tendrán como objetivo lograr el piso para obtener una banca en el HCD.
 
• CUMPLIR LAS PASO
Otra lista que intentará superar las PASO es la de Cumplir, el espacio que lidera el exministro de Transporte, Florencio Randazzo. Con el liderazgo seccional de Alejandro Dicchiara, el ex intendente de Monte Hermoso, Cumplir logró tener su lista en Guaminí. Pablo Maldonado es su primer candidato a concejal, seguido por Claudia Buchiarelli. Fuentes consultadas para esta nota aseguran que Buchiarelli negoció hasta último momento por un lugar en la lista de 1País. A su vez, Buchiarelli confirmó tener una reunión con el intendente Néstor Álvarez, relacionada a su eventual candidatura en el espacio massista. Finalmente, Maldonado y Buchiarelli conformaron lista para integrarla a Cumplir.
Este espacio tratará de sumar todos los sufragios posibles para superar la barrera del 1,5 por ciento que imponen las PASO y poder competir en las generales de octubre. A su vez, Cumplir buscará captar votos peronistas disidentes.
 
• ACERCA DE LAS PASO
Al consultar a los especialistas en sistemas de partidos políticos y a analistas de escenarios de comicios, hay cierto consenso en considerar que un contexto de alta fragmentación electoral puede genera un resultado de muchas listas con poca cantidad de votos cada una. En este sentido, un candidato se impone por una leve ventaja de sus seguidores. A su vez, el segundo no podrá sacarle demasiada diferencia al tercero. Y así sucesivamente.
Desde el 2009, en la Argentina se utiliza el sistema de las PASO. Éstas son un mecanismo destinado a democratizar la interna de los partidos políticos, combatir la “dedocracia” y fortalecer a los partidos políticos. Los ciudadanos tienen la posibilidad de decidir quién de los distintos candidatos de su espacio político desean que los represente en las generales de octubre. Así, a la elección final llegará la lista con más apoyo, que podrá fortalecerse si logra traccionar las voluntades que obtuvo el o los candidatos que perdieron la interna.
Desde su origen, las PASO guardan un gran misterio. Los votos de la lista que perdió la interna, ¿van directamente a la ganadora o pueden dispersarse en otros espacios políticos? Los análisis realizados en las todas las elecciones PASO que se han hecho permiten inclinarse por la segunda opción. Es decir, no siempre los votos de la lista que pierde las PASO van en octubre a la que ganó. Más bien, los sufragios de la lista perdedora tienden a dispersarse en los espacios políticos que los sepan canalizar. Si no, hay que preguntarle Aníbal Fernández o, sin ir más lejos, a Jorge García (Cambiemos), quien en 2015, luego de ganar las PASO, no logró captar todos los votos de Nicolás Aguerre (Cambiemos) y terminó perdiendo la elección con Néstor Álvarez por una holgada diferencia. Ahora bien, entonces las PASO, además de buscar democratizas las internas partidarias y fortalecer a los espacios políticos, pueden pensarse como una “encuesta con consecuencias”, como consideran los politólogos Andrés Malamud y Miguel De Luca.
 
• LOS DATOS DE GUAMINÍ
En Guaminí habrá 30 mesas de votación repartidas en ocho escuelas. Los dos establecimientos con más mesas son la Escuela Nº 4 de Casbas, donde habrá seis mesas y, luego, la Escuela 2 de Bonifacio, con cinco. A su vez, en general, Casbas es el pueblo donde hay más votantes. Son 4314 los casbenses empadronados, mientras que en Guaminí están habilitados 2742 ciudadanos. Por su parte, en Bonifacio votan 1621 personas, y en Garré 909. Esto da un total de 9766 electores habilitados en todo el distrito. Los datos son estimativos, basados en el último padrón electoral, dado que la inscripción que hace el Registro Nacional de Electores cerró el 25 de abril de este año, y aún figuran personas fallecidas desde el 26 de abril hasta el 13 de agosto, la fecha de las elecciones PASO.
El promedio de participación electoral en las últimas seis elecciones es del 83 por ciento. Es importante, también, tener en cuenta que el voto es optativo para las personas de entre 16 y 17 años; las que tengan 15 años y cumplan 16 antes del 22 de octubre del 2017, la fecha de las elecciones generales, también tendrán la opción de votar. Además, quienes también están exentas de la obligación de sufragar son las personas mayores a 70 años, quienes podrán votar si así lo estimasen.
Casbas representa, aproximadamente, el 44 por ciento del total de votantes del partido de Guaminí. Por su parte, la ciudad cabecera del distrito tiene cerca del 30 por ciento del padrón. Mientras tanto, en Bonifacio vota el 15 por ciento de los sufragantes; alrededor del 10 por ciento en Garré. En tanto que Arroyo Venado equivale a menos del 2 por ciento del total de votantes.
 
• LOS ANTECEDENTES DE LAS ÚLTIMAS ELECCIONES
En la elección de 2015, que tuvo como ganador a Néstor Álvarez con el 56,49 por ciento de los votos, hubo 7519 votos válidos; 7.198 afirmativos y 321 en blancos. Luego, se escrutaron seis votos nulos y hubo uno recurrido. En ese sentido, el Frente Para la Victoria obtuvo 4.066 votos, Cambiemos 2.862, mientras que la Alianza Unidos por una Nueva Alternativa (Frente Renovador) sacó 270 sufragios.
En el 2013, cuando se realizaron las últimas elecciones legislativas, el Frente Progresista que encabezó Jorge “Piraña” García ganó las elecciones con 3.649 votos (47,04 por ciento). En segundo lugar quedó Jorge Nieto, el candidato del Frente Para la Victoria, con 3.541 votos (45,65 por ciento). Es decir, fue un escenario de empate. De hecho, en el reparto de cargos obtuvieron tres concejales cada uno. Más lejos quedaron el Frente Renovador, con 364 votos, y Unidos por la Libertad y el Trabajo, con 203 votos. De modo que hubo 567 votos que no se inclinaron por ninguna de las dos fuerzas tradicionales del distrito, el peronismo ortodoxo (FPV) y el frente que en el 2013 en Guaminí fue apoyado por el radicalismo (Progresistas). A su vez, en el 2013 se registraron 360 votos en blanco.
En este sentido, es posible concluir que en las últimas elecciones que se han realizado en Guaminí, hay alrededor de 1000 votantes volátiles, que fluctúan su decisión entre terceras fuerzas o el voto en blanco.
 
• DE LO GENERAL A LO PARTICULAR
En el país, para las elecciones nacionales del 22 de octubre de 2017 se renovarán la mitad de las bancas de la Cámara baja (127 diputados), y un tercio de las bancas de la Cámara alta (24 senadores). A su vez, en la provincia de Buenos Aires se eligen 46 diputados provinciales, 23 senadores provinciales, 1097 concejales y 401 consejeros escolares.
En la provincia de Buenos Aires el poder legislativo es un sistema bicameral, o sea, hay una Cámara de Senadores y otra de Diputados. Esta bicameralidad no se atiene a ningún tipo de racionalidad, ya que no hay diferencias significativas entre ambas cámaras (en la provincia). La única diferencia entre los senadores y los diputados provinciales es que los primeros son el doble que los segundos.
Para los comicios, la provincia de Buenos Aires se subdivide en ocho secciones electorales. Cada sección está compuesta por un conjunto de municipios. El distrito de Guaminí integra la sexta sección electoral, conformada por 22 municipios o partidos. Según el último padrón electoral (2015), la Sexta está compuesta por 605.053 electores habilitados para votar en 1.814 mesas. La sexta sección electoral elige este domingo a 11 diputados provinciales. Además, en la instancia distrital se renuevan seis concejales y dos consejeros escolares.
La forma de distribución de las secciones electorales tampoco guarda ningún tipo de racionalidad. La primera y la tercera sección son las más populosas, donde conviven ciudades extremadamente habitadas, como La Matanza, y otras mucho menos densas y con características más pueblerinas, como Lobos. La sexta sección, en la que está Guaminí, es la más extensa geográficamente.
En términos seccionales, habrá seis listas para diputados provinciales. La de Cambiemos, encabezada por Santiago Nardelli; 1País, con Pablo Garate; Unidad Ciudadana, liderada por el camporista Carlos “Cuto” Moreno; el Frente Justicialista, que encabeza Alejandro Dichiara, otrora referente del FPV. Una lista del Frente de Izquierda, encabezada por Daniela Rodríguez y otra de Izquierda al frente, liderada por Belén Calderón Fernández.
 
• LAS FALENCIAS DEL SISTEMA ELECTORAL PARA ELEGIR CONCEJAL
Hay varios sistemas sobre cómo convertir los votos en bancas. En el caso de la provincia de Buenos Aires, para la elección de concejales se utiliza el sistema Hare o por cociente.
La norma, establecida en el artículo 109 de la Ley electoral de la provincia de Buenos Aires (5109), estipula tres momentos de distribución. En este sistema Hare, para repartir las bancas se utiliza una fórmula matemática donde la cantidad de votos afirmativos emitidos se divide por la cantidad de bancas a elegir. De esta forma se obtiene el cociente o el piso. Quien no obtenga ese piso mínimo de votos, no entra en el reparto de bancas. Por la cantidad de votantes empadronados, y considerando que hubiese cerca de 8000 votos afirmativos, el piso para obtener un concejal rondaría los 1300 votos.
Primer momento de distribución de bancas: se divide la cantidad de votos que obtuvo cada lista por el cociente o piso. De esta forma, se entregarán una parte de las bancas en disputa.
En el segundo momento, las bancas restantes se reparten por resto o residuo. Es decir, la lista que tiene el resto mayor de la división, obtiene una banca más.
Tercer momento: Si aún quedan más bancas en juego, el ganador de la elección se lleva el resto de los escaños. Por esto y por tener un piso hace que sea un sistema mayoritario, o sea, que tiende a beneficiar a las mayorías. Por ejemplo, si el piso para obtener un concejal fuera de 1300 votos, y hay tres listas con 1299 votos cada una, las tres quedan afuera del reparto de escaños. Lo cual significaría que 3897 personas no tendrían representación legislativa. Esa cantidad de votos, en el caso de Guaminí, equivale a cerca del 40 por ciento del total de votantes. Los sistemas electorales proporcionales (d’Hont sin piso) buscan relacionar directamente la cantidad de votos con la cantidad de bancas en juego. Así, permiten la representación de las minorías. Por su parte, el sistema Hare con piso impide la participación electoral de terceras o cuartas fuerzas. Porque si bien es un sistema proporcional, se convierte en mayoritario en la praxis. Por lo tanto, dada la normativa establecida en la Ley Electoral bonaerense, hay un sistema hare con muchas dificultades, ya que deja afuera del reparto de bancas a listas que, pese a hacer una buena elección, no alcancen el piso que establece el cociente electoral.
 
• EL ÚLTIMO ALIENTO
Es el ocaso de la primera parte de una larga campaña. Con un escenario electoral tan atomizado, cualquier conclusión no sería más que una imprudencia vanidosa. Los resultados de las elecciones dependen si y solo si de la voluntad de los electores, que son cada vez más volátiles y, al mismo tiempo, exigentes. Es un escenario complejo y la única certeza es que no se sabe, ni cerca, lo que puede llegar a ocurrir.
Una posible hipótesis es que la alta fragmentación de la oposición tienda a beneficiar, por lo menos de arranque, al espacio que ganó holgadamente la última elección, o sea, el oficialismo. Dado que se considera que tienen un piso cautivo alto. Sin embargo, por ser una elección de medio término, con la variable inundaciones metida de lleno en la campaña, nada garantiza un triunfo alvarista fácilmente.
La partición de Cambiemos en tres (las dos que van a interna y, por fuera, la UV, que integró el espacio en 2015) hace que la alianza obtenga muchos votos sumando las tres listas, pero pocos cada uno, individualmente. Por último, hay dos listas más pequeñas distritalmente (1Paìs y la UV), pero que pueden hacer elecciones aceptables, al menos, en dos pueblos: La UV en Guaminí y 1País en Casbas.
La única certeza es que en esta elección gana la democracia. La gran cantidad de espacios políticos que participan habla de un interés por involucrarse; de vocación de poder y, quizás, de militancia. Esto contra la consigna que dice que “todos los políticos son iguales” y que la política genera tedio. Estas elecciones dan cuenta de una alta oferta electoral, que es un golpe más a los estertores de la dedocracia.
 
*Periodista. Ciencia Política (UBA)



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Bonifacio
 

 

EL CLIMA LAGUNA ALSINA, BONIFACIO

 
13 °
Muy soleado
 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

Miranos en Vivo

 

 

RadiosNet