Hoy es martes 20 de noviembre de 2018 y son las 09:34 hs. COMUNICADO DE LA DELEGACIÓN LOCAL: La recolección de residuos domiciliarios se realiza los lunes, martes, jueves, viernes y sábado. Recolección de Residuos reciclables los días miércoles. Colabore respetando el cronograma.
1 de octubre de 2017
GUAMINÍ VS ADOLFO ALSINA: EL AGUA ENFRENTA A LOS VECINOS
Después de que la Provincia se negara al trasvase hacia Epecuén, la conflictividad explotó en las redes sociales. Denuncias y acusaciones cruzadas.
Seguir leyendo...

hguercio@lanueva.com
 
La cuestión de las inundaciones en las Encadenadas del Oeste dejó hace tiempo de ser una cuestión natural: conforme fue creciendo la cota de las lagunas, fue mutando en un tema político y en las últimas horas, después de la decisión de la Provincia de no trasvasar agua -léase hacia Epecuén- , la cuestión parece tornarse en un problema social entre Guaminí y Adolfo Alsina.
 
Para ser claros, el (todavía) gran beneficiado con esta situación es Carhué, que se mantiene firme en su posición de no recibir agua desde la parte alta de la cuenca; esto, claro, genera el enojo de sus vecinos. Desde el norte, habitantes y funcionarios de localidades como Bonifacio o la cabecera que ven como el agua va lentamente ganando sus tierras, aseguran que -en realidad- solo se está cuidando el sector turístico y las ruinas de la villa.
 
Si bien desde ambas comunas se intenta mantener la relación política estable, más allá de pertenecer a distintos colores políticos, la calle y las redes sociales literalmente arden.
 
Desde Guaminí, se apela a la solidaridad de los carhuenses o se los acusa de solo querer cuidar lo que queda del balneario Epecuén; del otro lado, se niegan a repetir otra inundación como la de 1985 y se recuerda que hace pocos años fueron los guaminenses quienes llenaron sus espejos de agua para favorecer al turismo.
 
Por el momento, la determinación de la Provincia ha sido no trasvasar agua desde o hacia alguna de las lagunas del sistema, y estudiar la posibilidad de que la mayoría del caudal del arroyo Pigüé vuelva a depositarse en Epecuén. La decisión, consensuada entre los integrantes el comité de cuencas de las Encadenadas del Oeste el último jueves en General La Madrid, esperaba poner paños fríos en el ánimo de la gente y, por sobre todo, en el de los vecinos de Guaminí. Claramente, no logró ese cometido.
 
“No estamos dilatando decisiones -reconoció el subsecretario de Hidráulica, Rodrigo Silvosa- La política no juega en esta cuestión. Trabajamos para mantener un equilibrio en la cuenca”.
 
Para la Provincia, en base a pronósticos extendidos y estadísticas, las siguientes semanas tienen altas probabilidades de ser lluviosas, por lo cual considera que no es conveniente trasvasar en este momento hacia los cuencos inferiores del sistema, ya que quedaría sin margen de maniobra a futuro. Por supuesto, en todo momento se aclara que es una decisión que puede modificarse ante una emergencia; para ello, dicen desde Hidráulica, se lleva a cabo un monitoreo constante de las cotas.
 
La primera voz que se alzó en señal de protesta fue la de Néstor Alvarez, intendente de Guaminí, distrito que hoy más está sufriendo con el crecimiento de las lagunas y la saturación de las napas, para quien esta decisión tomada está lejos de ser la correcta.
 
“Creemos que este es el momento para hacer el trasvase de aguas, pero la Provincia no lo considera así. No queremos inundar Carhué, como se ha dicho, pero creemos que hubiera sido un gesto de solidaridad para con nuestra situación”, señaló.
 
En Adolfo Alsina también son concientes de que si sigue lloviendo, su posición de “no al trasvase” es cada vez menos defendible; por ello, se espera que con el posible envío del agua del arroyo Pigüé a Epecuén se pueda tranquilizar a Guaminí.
 
Si bien el cauce natural de este curso es la laguna que baña las costas de Carhué, en su momento se decidió enviar la mayoría del caudal a Laguna del Venado. Si los resultados de las mediciones de caudal realizadas el viernes son aceptables y el CD de Adolfo Alsina da el visto bueno, la mayoría del caudal de este curso volvería a derivarse al lago Epecuén
 
De concretarse, en principio se haría una prueba durante 15 o 30 días con un control constante de los niveles de la laguna y del agua que recibe. Si todo sale bien, en el transcurso de esta semana se podría operar y cambiar la dirección del arroyo.
 
“Creo que la sociedad lo entenderá, ya que es una contribución a descongestionar el sistema aguas arriba”, señaló a La Nueva. el intendente de Adolfo Alsina, David Hirtz.


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Laguna Alsina
 

 

EL TIEMPO

21.5°C

Soleado

 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

Miranos en Vivo

 

 

RadiosNet