Hoy es sabado 21 de septiembre de 2019 y son las 21:23 hs. COMUNICADO DE LA DELEGACIÓN LOCAL: La recolección de residuos domiciliarios se realiza los lunes, martes, jueves, viernes Recolección de Residuos reciclables los días miércoles por la mañana. Pasto y ramas los días lunes, miércoles y jueves. Escombros y tierra los días viernes. Colabore respetando el cronograma.

25 de julio de 2016
EL QUE CONTRATE EN DÓLARES… ¿RECIBIRÁ DÓLARES?
Escribe: Pablo Martín Santucho (*)
Por principio, según el nuevo Código, quien contrate en dólares recibirá dólares o pesos, según lo decida el deudor. Sin embargo, el referido principio, posee excepciones. Su conocimiento resulta vital a fin de evitar formalizar contrataciones que, a la postre, por defectos de entendimiento en su génesis, generen conflicto entre las partes.
Seguir leyendo...

El dólar nuestro de cada día
Los argentinos, en nuestra historia monetaria reciente, hemos sido signados por el dólar y sus vaivenes. Entre ciclos, entre crisis, en las crisis y aún cuando no la hay, el dólar siempre está, al igual que el temor a la inflación y a la depreciación monetaria. El dólar se nos aparece como una opción para conservar poder adquisitivo, como medida de valor, como valor de referencia y como medio de pago.
Todo ello se toma en cuenta al formalizar contrataciones de la más diversa índole, más aún en períodos inflacionarios como el que estamos transitando. No es lo mismo contraer deudas en dólares que en pesos.
Por ello, para una mejor inteligencia corresponde distinguir las obligaciones en pesos de las obligaciones en dólares.
 
Obligaciones en dólares y en pesos
Las obligaciones en pesos son las denominadas obligaciones dinerarias. Por ellas se pacta la entrega de cierta cantidad, determinada o determinable de moneda de curso legal, al momento de constitución de la obligación. Las mismas están impregnadas del principio nominalista. La cantidad de moneda de curso legal –dinero/pesos- pactada en la obligación, es la misma que debe entregarse; por ende resulta exigible y su entrega posee efecto cancelatorio.
En cambio, las obligaciones en dólares, son una especie de obligación cuyo objeto consiste en dar moneda extranjera. La “moneda extranjera”, es una moneda que no es de curso legal en nuestro país, ergo, no es dinero, es en esencia una “cosa”. Así, verbigracia, es el peso y no el dólar, la única moneda que, por regla general, puede ser legalmente impuesta como medio de pago con poder cancelatorio.
Posibilidad de contratar en dólares
El nuevo Código, al tratar las obligaciones dinerarias, regula las obligaciones por las que se estipule dar monedas que no sean de curso legal en la República, considerándolas como obligaciones de dar cantidad de cosas. El código no sólo no prohíbe, sino que regula expresamente la posibilidad de contratar en moneda extranjera.
De lo expuesto se colige que, por regla, está permitido contratar en moneda extranjera. No existe prohibición ninguna en contrario. Hay además normas que especifican el principio, dándole ribetes particulares.
La utilización de moneda extranjera, por ejemplo, está determinada legalmente en relación a depósitos bancarios; cuenta corriente bancaria; préstamo bancario; contrato de mutuo; papeles de comercio; entre otros.
¿Si contrató en dólares recibirá dólares?
Se puede contratar en dólares, pero quien contrato en dólares ¿puede exigir se salde su deuda en dólares?. Si contrató en dólares podrá exigir dólares, empero la última palabra la tiene el deudor. Pues es el deudor quien, a pesar de la exigencia, al momento del pago puede optar por entregar el equivalente en pesos.
El principio general que fija el nuevo código establece que si“… se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República (…) el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal” –art. 765 in fine-.
Sin embargo, tal “principio general” posee excepciones de magnitud. El principio cae ante preceptos legales que determinan lo contrario, como ocurre en relación por ejemplo a depósitos bancarios; contrato de cuenta corriente bancaria; contrato de préstamo bancario; apertura de crédito; contrato de mutuo; régimen de la letra de cambio y pagaré.
La cantidad de excepciones previstas legalmente, para contratos nominados como los aludidos, determina que la regulación sea diversa a la que regía previo a la reforma, y lleva a colegir que el principio sentado por el artículo 765 del nuevo código no resulta de orden público ni imperativo. El mismo cede, no sólo frente a los supuestos referidos, sino también frente a la voluntad expresa de las partes.
Nada impide que las partes de un contrato, opten por imponer entre ellas, la moneda extranjera como medio de pago, dotándola de efecto cancelatorio e erigiéndola en medio de pago con fuerza jurígena suficiente –art. 958 y 959-. En este supuesto, la voluntad de las partes es la que legitima la cancelación de la obligación empleando dólares y no pesos –art. 962-.
Conclusión
Si se contrata en dólares, el deudor al momento del pago, podrá cancelar la deuda en dólares o bien con su equivalente en pesos, salvo que por precepto legal especifico se le vede la opción, o que se haya pactado expresamente la entrega de moneda extranjera, renunciado a la opción que otorga el articulo 765, de conformidad con lo estipulado por los artículos 766, 958, 959 y 962.
Ésta resulta la interpretación más coherente del plexo normativo vigente. Se erige en faro que deberá iluminar a las partes de futuras contrataciones, a fin de evitar conflictos innecesarios y dispendio de actividad jurisdiccional.
……………………………………………………………….
(*) Abogado y Procurador (UNLP), Especialista en Derecho de Daños (UBA), Docente UNLP y UNOBA (2004-2009), Secretario General de Abogados del Estado (CALP – 2012/2014), Secretario de Consultorios Jurídicos Gratuitos (CALP – 2014/2016)


COMPARTIR:
Notas Relacionadas

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Laguna Alsina
 

 

EL TIEMPO

12.7°C

Despejado

 

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

Top 100

de 13.00 a 22.00

 
 

RadiosNet